«El caso Goldman»: Un Drama Judicial que Resuena en la Actualidad

El próximo 15 de marzo, los cines españoles abrirán sus puertas a El caso Goldman, una película francesa dirigida por Cédric Kahn, al que conocemos, sobre todo por su filme de 2011 Una vida mejor. Distribuida en España por Filmin, esta cinta no es solo un drama judicial, sino también una ventana al pasado que ofrece una mirada introspectiva a los eventos y circunstancias que rodearon el célebre juicio de Pierre Goldman, el niño superviviente del Holocausto, activista político de izquierda, icono literario y ladrón. Su historia ha generado un notable interés, tanto que la película ha sido nominada a 8 Premios César, incluyendo Mejor Película y Mejor Dirección.

Pierre Goldman, intelectual de izquierda francés, fue detenido en 1969 por su implicación en tres atracos en París, y posteriormente acusado de otro robo más violento en una farmacia, que resultó en la muerte de dos mujeres. Aunque admitió los primeros delitos, negó cualquier participación en el atraco de la farmacia. El juicio desató pasiones y debates, atrayendo la atención de la izquierda francesa y de los medios de comunicación, convirtiéndose en un fenómeno similar al juicio a O.J. Simpson en los Estados Unidos.

Cédric Kahn y Nathalie Hertzberg, quienes escribieron el guion, se basaron en una meticulosa investigación del caso. El filme narra los eventos día a día, inspirándose en artículos de prensa contemporáneos. Kahn enfatiza que el objetivo fue crear una narrativa efectiva, fusionando elementos de los dos juicios a los que se enfrentó Goldman. La película no solo se centra en los hechos del juicio, sino también en la intensa vida de Goldman, la habilidad de su abogado defensor, Georges Kiejman, la traición del abogado de las víctimas, Henri-René Garaud, y la justicia equilibrada del juez. Kahn señala que la vida de Goldman es como una película dentro de la película, trascendiendo los límites temporales y físicos del tribunal.

Lo más interesante de la cinta reside en la relación antagónica entre Goldman, interpretado por Arieh Worthalter, y su abogado, Georges Kiejman, encarnado por Arthur Harari. Ambos personajes comparten un pasado común: son judíos polacos de familias humildes y sobrevivientes de la II Guerra Mundial. Sin embargo, sus destinos son opuestos. Kahn explora la fascinación y rivalidad entre ellos, destacando el contraste entre Kiejman, el exitoso abogado parisino, y Goldman, el idealista errante cuya búsqueda de una vida heroica se ve frustrada por sus propios demonios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *